Otro

Blogger destacado de la semana: Deliciosa comida para mamás

Blogger destacado de la semana: Deliciosa comida para mamás


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Estamos orgullosos de presentar Danielle Fahrenkrug en Blogger Spotlight de esta semana, donde destacamos a un miembro de The Daily Meal Red de contenido culinario, un grupo selecto de blogueros talentosos e influyentes que escriben sobre comida y bebida.

Danielle es una bloguera de California apasionada por las recetas saludables y económicas que son fáciles de preparar. Descubrió el equilibrio dentro de su cuerpo después de que le diagnosticaran síndrome de ovario poliquístico a la edad de 26 años.

Al eliminar los alimentos procesados, disminuir la ingesta de gluten, no comer azúcar falsa y hacer ejercicio con regularidad, Danielle modificó por completo su estilo de vida y no ha mirado atrás desde entonces. Con su blog Comida deliciosa para mamá Danielle tiene como objetivo mostrar a sus lectores que no hay necesidad de sacrificar el gusto y el placer por una comida saludable. Su blog está lleno de magníficas fotografías y recetas fáciles de seguir que no contienen gluten y que toda la familia puede disfrutar.

Ya sea que esté de humor para hacer sushi o sopa, platos principales, bocadillos o incluso postre, Delightful Mom Food está tan lleno de excelentes recetas que seguramente encontrará algo excelente.

¡Danielle vive en Santa Bárbara con su esposo, dos hijos, cuatro pollos y un perro!

The Daily Meal: ¿Cuál es la misión de tu blog?

Danielle Fahrenkrug: Brindar a las familias recetas fáciles, saludables y sin gluten que disfruten toda la familia, eliminando la molestia de tener que preparar comidas separadas para todos.

¿Cómo empezaste?

Empezar a escribir un blog es como dar un paseo a campo traviesa en un caballo y una calesa. Es viajar por un camino lento y lleno de baches que conduce a grandes cosas si te mantienes firme.

¿Estás listo para este viaje lleno de baches y "Delicioso"? Comencé a escribir en un blog en 2011 sobre comida, artesanías y la remodelación de nuestra casa. Después de tener hijos, fue mi manera de encontrarme a mí misma y mantener mi creatividad fluyendo mientras abrazé las necesidades desinteresadas de la maternidad. Una vez que se completó la remodelación de nuestra casa, ¡todo mi tiempo se centró en cocinar y simplificar el caos a la hora de comer! Cuando mis hijos empezaron a experimentar con los alimentos, ¡se volvieron cada vez más exigentes! Prácticamente vivo en la cocina, preparando comidas saludables sin procesar para mi familia. Ese cambio de estilo de vida llevó a cerrar una puerta y abrir otra.

Estaba recibiendo visitantes en mi antiguo blog, pero sabía que si quería más tráfico y compartir lo que estábamos comiendo a un mayor nivel tenía que centrarme en un tema: la comida. Di un gran salto de fe, confié en Dios, eliminé mi antiguo blog y comencé desde cero en agosto de 2015. Eso significó perder la mayor parte del tráfico, la autoridad de dominio, etc., que tenía el sitio anterior. ¿Pero adivina que? ¡Cerrar esa puerta y comenzar con una mentalidad nueva ha sido la mejor decisión! Se empezaron a abrir nuevas puertas.

Para comenzar, compré un dominio (no solo .blogspot), cerré mi antiguo sitio web Blogger, comencé de nuevo en una plataforma Wordpress y comencé a reconstruir. ¡Aprendí e implementé técnicas simples de SEO, y realmente solo trato de aprender tanto como sea posible para hacerlo cada vez mejor para los lectores! Además de eso, hemos estado trabajando en la construcción de una línea de productos de cocina asequibles y de alta calidad para ayudar a eliminar las conjeturas y realmente ayudar a agilizar el proceso de la cocina tanto como podamos para nosotros y para los demás. Así que actualmente estamos invirtiendo algo de tiempo en construir eso también.

¡Delightful Mom Food ofrece toneladas de muffins simples rellenos de verduras, bocadillos a base de frutas y platos sin gluten que eliminan la molestia de la hora de la cena! Bloguear nunca se siente como un trabajo, especialmente cuando recibo comentarios maravillosos de lectores que dicen que hicieron una de las recetas que disfrutó toda su familia.

¡Mi misión y único propósito de Delightful Mom Food es ayudar a otros a preparar refrigerios y comidas simples, saludables y deliciosos que toda la familia disfruta! Casi todo tiene 400 calorías o menos, no contiene gluten y es fácil de preparar. ¡Me gusta decir "probado para niños, aprobado por marido" antes de que una receta llegue al blog!

¿Cuál es su filosofía de cocinar u hornear?

¡Use solo los mejores ingredientes, nada falso, y planifique, planifique, planifique las comidas! Si puede abastecerse localmente en el mercado de agricultores, encontrará los tomates más jugosos y los productos más sabrosos. Su comida será imparable para que no se consuma porque es verdad: ¡fresca es lo mejor! Además, comer productos orgánicos no es tan caro como podría pensarse. Especialmente cuando, a la larga, su cuerpo está prosperando gracias a ello. Si hay sobras de productos agrícolas en la casa que podrían pudrirse pronto, los congelo o los tiro en la olla de cocción lenta para convertirlos en sopa. También congelo las sopas sobrantes para una cena rápida en las noches que no tengo ganas de cocinar.

¿Cuáles son algunos de los alimentos sin los que no puede vivir?

Pan, yogur griego con fruta fresca, tomates y brotes de brócoli. Me encantan los carbohidratos, por lo que hago mis propios muffins a diario, masa de pizza una vez a la semana y un par de lotes de pan casero aproximadamente una vez al mes. Siempre que quiero un almuerzo ligero, cubro un trozo de pan con tomates de mercado, mostaza y brotes de brócoli. ¡Me llena y sabe delicioso!

¿Hay alimentos que no soportas?

Carne roja, a menos que esté embarazada. Lo siento amigos, no puedo soportar el sabor de pepperoni, bistec, cerdo, hamburguesas, etc. Tal vez el sabor repulsivo esté solo en mi cabeza, pero no encontrarás esas recetas en mi blog. Como dije, a menos que esté embarazada pero cuando esperaba a mis dos hijos, ¡todo lo que quería era una pizza de pepperoni y salchicha! ¡Ese fue el gran indicio de que algo se estaba horneando en mi estómago!

¿Cuál es tu publicación de la que te enorgulleces?

Mi publicación más orgullosa es mi receta de dieta de sopa de repollo en olla de cocción lenta. Ha recibido críticas entusiastas y comentarios en las redes sociales, por lo que estoy muy orgulloso de que las personas estén cautivadas por las imágenes, las estén haciendo y ¡estén entusiasmadas con lo delicioso que es! Es increíblemente nutritivo y fácil, y explico todos los beneficios para la salud, incluyo un video y la información nutricional dentro del post. Se dedicó mucho tiempo, así que aprecio que tenga popularidad.

¿Tiene un error de blogueo?

¡Jaja, sí muchos! Me gusta esperar que todos lo hagamos. En el pasado, no estaba haciendo correctas mis URL, así que volví y las volví a corregir todas. Lección aprendida y valió la pena el tiempo para corregir mi error. Estoy seguro de que tengo más, pero no puedo pensar en ninguno ahora.

¿Cuál es su comentario más memorable de un lector?

De hecho, vi a una de mis lectoras en la playa una tarde jugando con sus hijos. Ni siquiera sabía que seguía el blog, pero me hizo saber que acababa de hacer mi sopa de maíz vegana (que había publicado esa misma semana), junto con mi receta de quinua Tex-Mex y algunas recetas de muffins. ¡A toda su familia (incluidos dos niños pequeños) le encantó y se la comió! Ese es mi objetivo, así que escuchar eso me hace seguir adelante, seguir creando y seguir publicando.

¿Qué te gusta escuchar mientras estás en la cocina?

¡Siempre tengo música en la cocina y soy muy diverso en ese aspecto! ¡Lo que sea que esté sintiendo en este momento! Soy un gran fanático del country, ¡y últimamente ha sido mucho de eso!

¿Qué otros blogs te gustan?

- El delantal desordenado de Chelsey (también, tiene un gran libro sobre cómo iniciar un blog)

- Caja de recetas de Lauren

- Pizca de Yum

- Maldita sea delicioso

- Jardín en la Cocina

- Katie cubierta de chocolate

- Food Faith Fitness

- Un erizo en la cocina

- El escritor de galletas

- Los antojos de Kim

- Horneando un momento

- Panadero minimalista

- Cotter Crunch

- Colina culinaria

¡Oh, Dios mío, hay tantos blogueros motivados y talentosos que podría seguir y seguir!

¿Qué es lo mejor de los blogs?

Ser capaz de ayudar a otras familias a comer bien, así como a la comunidad y las relaciones que se construyen. He conocido a muchas personas maravillosas en línea y en mi comunidad a través del blog.

¿Qué es lo más desafiante de los blogs?

Gestión del tiempo y bloqueo del tiempo con ser una ama de casa a tiempo completo.

¿Qué les sorprendería saber sobre ti incluso a tus seguidores más leales?

Hmmm… Bueno, una cosa es que aunque soy un fanático de la salud, tiendo a tener siempre un alijo de chocolate en todo momento para esos momentos en los que solo tienes que tomar un poco. ¡No lo digas!

¿Alguna otra cosa que quisieras compartir?

¡Estoy tan bendecida de tener tantos lectores maravillosos, y solo quiero agradecerles a todos por su increíble apoyo y comentarios! Continúe haciéndome saber las cosas que le gustan o incluso que no le gustan cuando visite mi sitio web. De esa manera puedo seguir brindándoles la mejor experiencia.

Además, los blogs son un trabajo extremadamente difícil. Especialmente los blogs de comida porque hay tantas opciones deliciosas y hacer que los tuyos se den cuenta es un desafío especial. Hagas lo que hagas en la vida, sigue avanzando y nunca te detengas. Bloguear es como un río, y los ríos saben esto: "No hay prisa, así que sigue moviéndote lentamente y llegarás".

¿Cuáles son cinco de tus publicaciones favoritas de todos los tiempos?

Esa es una pregunta difícil, ¡tengo tantas! Cinco grandes son:

- Muffins de espinacas con chispas de chocolate

- Receta dietética de sopa de repollo en un caldo de miso picante

- Sopa de taco de pollo en olla de cocción lenta

- Muffins de manzana hechos con calabacín y zanahorias

- Tacos de bacalao con salsa del sudoeste


Trisha Yearwood recuerda a su mamá de la manera más hermosa

Múltiples premios Grammy. A debe ver Food Network programa de televisión. Para ver Trisha Yearwood en acción es ver a una mujer increíble en acción. Así que no sorprende saber que una mujer igualmente increíble la inspiró. Estamos encantados de anunciar un nuevo colección de sobremesa llamada "Gwendolyn", una elegante línea de vajillas para el día a día basada en los pasteles de boda que la madre de Trisha, Gwendolyn, hacía cuando sus hijas eran pequeñas.

Para mirar Trisha y su hermana Beth recuerdan el arduo trabajo de su madre y ver la vajilla curvada, caprichosamente refinada que resultó de su colaboración con Williams Sonoma — es ver dos hijas extrañando a su difunta mamá, a quien llaman su "héroe". Aquí hay un poco más sobre Gwendolyn, cuya firma —sin retoques, porque su letra era impecable— marca cada taza, platillo y plato en esta nueva línea.

“Sin miedo”, recuerda Trisha. Si todavía estuviera aquí, "Mamá sería la estrella de su propio programa de cocina". Gwendolyn se tomó un descanso de su trabajo como maestra para quedarse en casa con ellos antes de que los dos asistieran a la escuela primaria, pero se mantuvo muy ocupada más allá del ya abrumador trabajo de criar a dos niños. Fue costurera y pastelera de bodas, entre muchas otras cosas.

Beth recuerda una boda para la que mamá Gwendolyn había hecho el pastel. Eso no fue suficiente. "Recuerdo que ella hizo un vestido para usar para esa boda! "

Aprendieron a cocinar con mamá y con su abuela, y las hermanas mantienen una relación especial con la cocina. “Tenemos una taquigrafía en la cocina”, se ríen. "Hemos estado [allí] juntos toda nuestra vida, ¡sabemos lo que va a hacer el otro!"

“Nuestra mamá nos animó a entrar, entrar y hacer galletas, ensuciarnos las manos”, explica Trisha. & # 8220 Creo que es por eso que ambos cocinamos ahora para nuestras familias, porque ambos nos animaron a hacerlo. & # 8221

Después de todo, empezaron jóvenes, cuando Gwendolyn puso en marcha una pequeña empresa para ganar dinero extra haciendo pasteles para bodas y cumpleaños. Las niñas se maravillarían con las celosías de su corazón hechas a mano y las campanas de azúcar: "¡Ella era la reina!" ríe Trisha.

También recuerdan haber ayudado a caminar el pastel de bodas, en pedazos, hasta la ceremonia. “Beth era mayor y más responsable”, se ríe Trisha. "Ella llevaría la parte superior", que no era "reparable", como los trozos del medio del pastel de capas, que a la joven Trisha se le permitió llevar.

Trisha recuerda que su madre, también costurera, solía armar sus disfraces para los espectáculos en un instante. “Yo decía 'Quiero una bonita chaqueta ajustada con flecos' y ella la hacía sin un patrón”, recuerda la cantante.

Las dos chicas también pensaron que su mamá preparó hermosos pasteles de boda de cinco capas sin un plan, pero después de que Gwendolyn falleció, encontraron revistas con bocetos metidos en ellas. Había pensado en cada pastel, floritura y campana. La maestra de tercer grado tenía una letra que hacía que los destinatarios de sus notas de agradecimiento (enviaba a muchos) los guardaran en un lugar seguro. (¡Eso incluye al esposo de Trisha, Garth Brooks!) Esa es la razón por la que su hermosa firma ahora adorna cada pieza.

Las recetas de Gwendolyn & # 8217, que guardaba en una caja de zapatos, eran igualmente precisas. "Si usa una estufa GE, son dos horas a 200 grados", podrían decir las notas, se ríe Trisha. Ambas niñas continúan haciendo las recetas que aprendieron de mamá y abuela, como un pastel de fresas que es hermoso, simple y que recuerda a "¡una galleta gigante!" ríe Beth.

Cuando las hermanas encontraron los dibujos simples y elegantes de Gwendolyn, se emocionaron al compartirlos con Wayne Maness, vicepresidente de desarrollo de productos de Williams Sonoma. Los planos dibujados a mano fueron la chispa de la Colección de tableros Gwendolyn.

"Creo que le encantaría esta colección", dice Beth. “Le encantaba un plato sencillo y elegante. Esta línea me recuerda lo que ella poseía ". Trisha agrega: "Creo que se sentiría halagada de estar en Williams Sonoma; es lo mejor, de verdad".

Trisha recuerda que cuando se casó con Garth hace 15 años, le pidió a su madre que hiciera el pastel. Gwendolyn al principio se negó, con un "Ya no hago eso". Trisha prometió que podría ser simple, algo pequeño para amigos y familiares, y Gwendolyn estuvo de acuerdo. Luego hizo un pastel de cinco niveles y, recuerda Trisha, “fue fabuloso. Gwen era un superhéroe ". Mamá incluso le dio a Trisha la novia y el novio que estaban en ella pastel de bodas. Significaba mucho para su hija.

Esta colección también significa mucho para las chicas, que lo usarán en casa todos los días. & # 8220Es & # 8217 otra forma de honrarla, & # 8221 dice Trisha. “Este es el tipo de piezas que pueden convertirse en la tradición familiar. & # 8221


Trisha Yearwood recuerda a su mamá de la manera más hermosa

Múltiples premios Grammy. A debe ver Food Network programa de televisión. Para ver Trisha Yearwood en acción es ver a una mujer increíble en acción. Así que no sorprende saber que una mujer igualmente increíble la inspiró. Estamos encantados de anunciar un nuevo colección de sobremesa llamada "Gwendolyn", una elegante línea de vajillas para el día a día basada en los pasteles de boda que la madre de Trisha, Gwendolyn, hacía cuando sus hijas eran pequeñas.

Para mirar Trisha y su hermana Beth recuerdan el arduo trabajo de su madre y ver la vajilla curvada, caprichosamente refinada que resultó de su colaboración con Williams Sonoma — es ver dos hijas extrañando a su difunta mamá, a quien llaman su "héroe". Aquí hay un poco más sobre Gwendolyn, cuya firma —sin retoques, porque su letra era impecable— marca cada taza, platillo y plato en esta nueva línea.

“Sin miedo”, recuerda Trisha. Si todavía estuviera aquí, "Mamá sería la estrella de su propio programa de cocina". Gwendolyn se tomó un descanso de su trabajo como maestra para quedarse en casa con ellos antes de que los dos asistieran a la escuela primaria, pero se mantuvo muy ocupada más allá del ya abrumador trabajo de criar a dos niños. Fue costurera y pastelera de bodas, entre muchas otras cosas.

Beth recuerda una boda para la que mamá Gwendolyn había hecho el pastel. Eso no fue suficiente. "Recuerdo que ella hizo un vestido para usar para esa boda! "

Aprendieron a cocinar con mamá y con su abuela, y las hermanas mantienen una relación especial con la cocina. “Tenemos una taquigrafía en la cocina”, se ríen. "Hemos estado [allí] juntos toda nuestra vida, ¡sabemos lo que va a hacer el otro!"

“Nuestra mamá nos animó a entrar, entrar y hacer galletas, ensuciarnos las manos”, explica Trisha. & # 8220 Creo que es por eso que ambos cocinamos ahora para nuestras familias, porque ambos nos animaron a hacerlo. & # 8221

Después de todo, empezaron jóvenes, cuando Gwendolyn puso en marcha una pequeña empresa para ganar dinero extra haciendo pasteles para bodas y cumpleaños. Las niñas se maravillarían con las celosías de su corazón hechas a mano y las campanas de azúcar: "¡Ella era la reina!" ríe Trisha.

También recuerdan haber ayudado a caminar el pastel de bodas, en pedazos, hasta la ceremonia. “Beth era mayor y más responsable”, se ríe Trisha. "Ella llevaría la parte superior", que no era "reparable", como los trozos del medio del pastel de capas, que a la joven Trisha se le permitió llevar.

Trisha recuerda que su madre, también costurera, solía armar sus disfraces para los espectáculos en un instante. “Yo decía 'Quiero una bonita chaqueta ajustada con flecos' y ella la hacía sin un patrón”, recuerda la cantante.

Las dos chicas también pensaron que su mamá preparó hermosos pasteles de boda de cinco capas sin un plan, pero después de que Gwendolyn falleció, encontraron revistas con bocetos metidos en ellas. Había pensado en cada pastel, floritura y campana. La maestra de tercer grado tenía una letra que hacía que los destinatarios de sus notas de agradecimiento (enviaba a muchos) los guardaran en un lugar seguro. (¡Eso incluye al esposo de Trisha, Garth Brooks!) Esa es la razón por la que su hermosa firma ahora adorna cada pieza.

Las recetas de Gwendolyn & # 8217, que guardaba en una caja de zapatos, eran igualmente precisas. "Si se usa una estufa GE, son dos horas a 200 grados", podrían decir las notas, se ríe Trisha. Ambas niñas continúan haciendo las recetas que aprendieron de mamá y abuela, como un pastel de fresas que es hermoso, simple y que recuerda a "¡una galleta gigante!" ríe Beth.

Cuando las hermanas encontraron los dibujos simples y elegantes de Gwendolyn, se emocionaron al compartirlos con Wayne Maness, vicepresidente de desarrollo de productos de Williams Sonoma. Los planos dibujados a mano fueron la chispa de la Colección de tableros Gwendolyn.

"Creo que le encantaría esta colección", dice Beth. “Le encantaba un plato sencillo y elegante. Esta línea me recuerda lo que ella poseía ". Trisha agrega: "Creo que se sentiría halagada de estar en Williams Sonoma; es lo mejor, de verdad".

Trisha recuerda que cuando se casó con Garth hace 15 años, le pidió a su madre que hiciera el pastel. Gwendolyn al principio se negó, con un "Ya no hago eso". Trisha prometió que podría ser simple, algo pequeño para amigos y familiares, y Gwendolyn estuvo de acuerdo. Luego hizo un pastel de cinco niveles y, recuerda Trisha, “fue fabuloso. Gwen era un superhéroe ". Mamá incluso le dio a Trisha la novia y el novio que estaban en ella pastel de bodas. Significaba el mundo para su hija.

Esta colección también significa mucho para las chicas, que lo usarán en casa todos los días. & # 8220Es & # 8217 otra forma de honrarla, & # 8221 dice Trisha. “Este es el tipo de piezas que pueden convertirse en la tradición familiar. & # 8221


Trisha Yearwood recuerda a su mamá de la manera más hermosa

Varios premios Grammy. A debe ver Food Network programa de televisión. Para ver Trisha Yearwood en acción es ver a una mujer increíble en acción. Así que no sorprende saber que una mujer igualmente increíble la inspiró. Estamos encantados de anunciar un nuevo colección de sobremesa llamada "Gwendolyn", una elegante línea de vajillas para el día a día basada en los pasteles de boda que la madre de Trisha, Gwendolyn, hacía cuando sus hijas eran pequeñas.

Para mirar Trisha y su hermana Beth recuerdan el arduo trabajo de su madre y ver la vajilla curvada, caprichosamente refinada que resultó de su colaboración con Williams Sonoma — es ver dos hijas extrañando a su difunta mamá, a quien llaman su "héroe". Aquí hay un poco más sobre Gwendolyn, cuya firma —sin retoques, porque su letra era impecable— marca cada taza, platillo y plato en esta nueva línea.

“Sin miedo”, recuerda Trisha. Si todavía estuviera aquí, "Mamá sería la estrella de su propio programa de cocina". Gwendolyn se tomó un descanso de su trabajo como maestra para quedarse en casa con ellos antes de que los dos asistieran a la escuela primaria, pero se mantuvo muy ocupada más allá del ya abrumador trabajo de criar a dos niños. Fue costurera y pastelera de bodas, entre muchas otras cosas.

Beth recuerda una boda para la que mamá Gwendolyn había hecho el pastel. Eso no fue suficiente. "Recuerdo que ella hizo un vestido para usar para esa boda! "

Aprendieron a cocinar con mamá y con su abuela, y las hermanas mantienen una relación especial con la cocina. “Tenemos una taquigrafía en la cocina”, se ríen. "Hemos estado [allí] juntos toda nuestra vida, ¡sabemos lo que va a hacer el otro!"

“Nuestra mamá nos animó a entrar, entrar y hacer galletas, ensuciarnos las manos”, explica Trisha. & # 8220 Creo que es por eso que ambos cocinamos ahora para nuestras familias, porque ambos nos animaron a hacerlo. & # 8221

Después de todo, empezaron jóvenes, cuando Gwendolyn puso en marcha una pequeña empresa para ganar dinero extra haciendo pasteles para bodas y cumpleaños. Las niñas se maravillarían con las celosías de su corazón hechas a mano y las campanas de azúcar: "¡Ella era la reina!" ríe Trisha.

También recuerdan haber ayudado a caminar el pastel de bodas, en pedazos, hasta la ceremonia. “Beth era mayor y más responsable”, se ríe Trisha. "Ella llevaría la parte superior", que no era "reparable", como los trozos del medio del pastel de capas, que a la joven Trisha se le permitió llevar.

Trisha recuerda que su madre, también costurera, solía armar sus disfraces para los espectáculos en un instante. “Yo decía 'Quiero una bonita chaqueta ajustada con flecos' y ella la hacía sin un patrón”, recuerda la cantante.

Las dos chicas también pensaron que su mamá preparó hermosos pasteles de boda de cinco capas sin un plan, pero después de que Gwendolyn falleció, encontraron revistas con bocetos metidos en ellas. Había pensado en cada pastel, floritura y campana. La maestra de tercer grado tenía una letra que hacía que los destinatarios de sus notas de agradecimiento (enviaba a muchos) los guardaran en un lugar seguro. (¡Eso incluye al esposo de Trisha, Garth Brooks!) Esa es la razón por la que su hermosa firma ahora adorna cada pieza.

Las recetas de Gwendolyn & # 8217, que guardaba en una caja de zapatos, eran igualmente precisas. "Si se usa una estufa GE, son dos horas a 200 grados", podrían decir las notas, se ríe Trisha. Ambas niñas continúan haciendo las recetas que aprendieron de mamá y abuela, como un pastel de fresas que es hermoso, simple y que recuerda a "¡una galleta gigante!" ríe Beth.

Cuando las hermanas encontraron los dibujos simples y elegantes de Gwendolyn, se emocionaron al compartirlos con Wayne Maness, vicepresidente de desarrollo de productos de Williams Sonoma. Los planos dibujados a mano fueron la chispa de la Colección de tableros Gwendolyn.

"Creo que le encantaría esta colección", dice Beth. “Le encantaba un plato sencillo y elegante. Esta línea me recuerda lo que ella poseía ". Trisha agrega: "Creo que se sentiría halagada de estar en Williams Sonoma; es lo mejor, de verdad".

Trisha recuerda que cuando se casó con Garth hace 15 años, le pidió a su madre que hiciera el pastel. Gwendolyn al principio se negó, con un "Ya no hago eso". Trisha prometió que podría ser simple, algo pequeño para amigos y familiares, y Gwendolyn estuvo de acuerdo. Luego hizo un pastel de cinco niveles y, recuerda Trisha, “fue fabuloso. Gwen era un superhéroe ". Mamá incluso le dio a Trisha la novia y el novio que estaban en ella pastel de bodas. Significaba mucho para su hija.

Esta colección también significa mucho para las chicas, que lo usarán en casa todos los días. & # 8220Es & # 8217 otra forma de honrarla, & # 8221 dice Trisha. “Este es el tipo de piezas que pueden convertirse en la tradición familiar. & # 8221


Trisha Yearwood recuerda a su mamá de la manera más hermosa

Varios premios Grammy. A debe ver Food Network programa de televisión. Para ver Trisha Yearwood en acción es ver a una mujer increíble en acción. Así que no sorprende saber que una mujer igualmente increíble la inspiró. Estamos encantados de anunciar un nuevo colección de sobremesa llamada "Gwendolyn", una elegante línea de vajillas para el día a día basada en los pasteles de boda que la madre de Trisha, Gwendolyn, hacía cuando sus hijas eran pequeñas.

Para mirar Trisha y su hermana Beth recuerdan el arduo trabajo de su madre y ver la vajilla curvada, caprichosamente refinada que resultó de su colaboración con Williams Sonoma — es ver dos hijas extrañando a su difunta mamá, a quien llaman su "héroe". Aquí hay un poco más sobre Gwendolyn, cuya firma —sin retoques, porque su letra era impecable— marca cada taza, platillo y plato en esta nueva línea.

“Sin miedo”, recuerda Trisha. Si todavía estuviera aquí, "mamá sería la estrella de su propio programa de cocina". Gwendolyn se tomó un descanso de su trabajo como maestra para quedarse en casa con ellos antes de que los dos asistieran a la escuela primaria, pero se mantuvo muy ocupada más allá del ya abrumador trabajo de criar a dos niños. Fue costurera y pastelera de bodas, entre muchas otras cosas.

Beth recuerda una boda para la que mamá Gwendolyn había hecho el pastel. Eso no fue suficiente. "Recuerdo que ella hizo un vestido para usar para esa boda! "

Aprendieron a cocinar con mamá y con su abuela, y las hermanas mantienen una relación especial con la cocina. “Tenemos una taquigrafía en la cocina”, se ríen. "Hemos estado [allí] juntos toda nuestra vida, ¡sabemos lo que va a hacer el otro!"

“Nuestra mamá nos animó a entrar, entrar y hacer galletas, ensuciarnos las manos”, explica Trisha. & # 8220 Creo que es por eso que ambos cocinamos ahora para nuestras familias, porque ambos nos animaron a hacerlo. & # 8221

Después de todo, empezaron jóvenes, cuando Gwendolyn puso en marcha una pequeña empresa para ganar dinero extra haciendo pasteles para bodas y cumpleaños. Las niñas se maravillarían con las celosías de su corazón hechas a mano y las campanas de azúcar: "¡Ella era la reina!" ríe Trisha.

También recuerdan haber ayudado a caminar el pastel de bodas, en pedazos, hasta la ceremonia. “Beth era mayor y más responsable”, se ríe Trisha. "Ella llevaría la parte superior", que no era "reparable", como los trozos del medio del pastel de capas, que a la joven Trisha se le permitió llevar.

Trisha recuerda que su madre, también costurera, solía armar sus disfraces para los espectáculos en un instante. “Yo decía 'Quiero una bonita chaqueta ajustada con flecos' y ella la hacía sin un patrón”, recuerda la cantante.

Las dos chicas también pensaron que su mamá preparó hermosos pasteles de boda de cinco capas sin un plan, pero después de que Gwendolyn falleció, encontraron revistas con bocetos metidos en ellas. Había pensado en cada pastel, floritura y campana. La maestra de tercer grado tenía una letra que hacía que los destinatarios de sus notas de agradecimiento (enviaba a muchos) los guardaran en un lugar seguro. (¡Eso incluye al esposo de Trisha, Garth Brooks!) Esa es la razón por la que su hermosa firma ahora adorna cada pieza.

Las recetas de Gwendolyn & # 8217, que guardaba en una caja de zapatos, eran igualmente precisas. "Si se usa una estufa GE, son dos horas a 200 grados", podrían decir las notas, se ríe Trisha. Ambas niñas continúan haciendo las recetas que aprendieron de mamá y abuela, como un pastel de fresas que es hermoso, simple y que recuerda a "¡una galleta gigante!" ríe Beth.

Cuando las hermanas encontraron los dibujos simples y elegantes de Gwendolyn, se emocionaron al compartirlos con Wayne Maness, vicepresidente de desarrollo de productos de Williams Sonoma. Los planos dibujados a mano fueron la chispa del Colección de tableros Gwendolyn.

"Creo que le encantaría esta colección", dice Beth. “Le encantaba un plato sencillo y elegante. Esta línea me recuerda lo que ella poseía ". Trisha agrega: "Creo que se sentiría halagada de estar en Williams Sonoma; es lo mejor, de verdad".

Trisha recuerda que cuando se casó con Garth hace 15 años, le pidió a su madre que hiciera el pastel. Gwendolyn al principio se negó, con un "Ya no hago eso". Trisha prometió que podría ser simple, algo pequeño para amigos y familiares, y Gwendolyn estuvo de acuerdo. Luego hizo un pastel de cinco niveles y, recuerda Trisha, “fue fabuloso. Gwen era un superhéroe ". Mamá incluso le dio a Trisha la novia y el novio que estaban en ella pastel de bodas. Significaba mucho para su hija.

Esta colección también significa mucho para las chicas, que lo usarán en casa todos los días. & # 8220Es & # 8217 otra forma de honrarla, & # 8221 dice Trisha. “Este es el tipo de piezas que pueden convertirse en la tradición familiar. & # 8221


Trisha Yearwood recuerda a su mamá de la manera más hermosa

Varios premios Grammy. A debe ver Food Network programa de televisión. Para ver Trisha Yearwood en acción es ver a una mujer increíble en acción. Así que no sorprende saber que una mujer igualmente increíble la inspiró. Estamos encantados de anunciar un nuevo colección de sobremesa llamada "Gwendolyn", una elegante línea de vajillas para el día a día basada en los pasteles de boda que la madre de Trisha, Gwendolyn, hacía cuando sus hijas eran pequeñas.

Para mirar Trisha y su hermana Beth recuerdan el arduo trabajo de su madre y ver la vajilla curvada, caprichosamente refinada que resultó de su colaboración con Williams Sonoma — es ver dos hijas extrañando a su difunta mamá, a quien llaman su "héroe". Aquí hay un poco más sobre Gwendolyn, cuya firma —sin retoques, porque su letra era impecable— marca cada taza, platillo y plato en esta nueva línea.

“Sin miedo”, recuerda Trisha. Si todavía estuviera aquí, "Mamá sería la estrella de su propio programa de cocina". Gwendolyn se tomó un descanso de su trabajo como maestra para quedarse en casa con ellos antes de que los dos asistieran a la escuela primaria, pero se mantuvo muy ocupada más allá del ya abrumador trabajo de criar a dos niños. Fue costurera y pastelera de bodas, entre muchas otras cosas.

Beth recuerda una boda para la que mamá Gwendolyn había hecho el pastel. Eso no fue suficiente. "Recuerdo que ella hizo un vestido para usar para esa boda! "

Aprendieron a cocinar con mamá y con su abuela, y las hermanas mantienen una relación especial con la cocina. “Tenemos una taquigrafía en la cocina”, se ríen. "Hemos estado [allí] juntos toda nuestra vida, ¡sabemos lo que va a hacer el otro!"

“Nuestra mamá nos animó a entrar, entrar y hacer galletas, ensuciarnos las manos”, explica Trisha. & # 8220 Creo que es por eso que ambos cocinamos ahora para nuestras familias, porque ambos nos animaron a hacerlo. & # 8221

Después de todo, empezaron jóvenes, cuando Gwendolyn puso en marcha una pequeña empresa para ganar dinero extra haciendo pasteles para bodas y cumpleaños. Las niñas se maravillarían con las celosías de su corazón hechas a mano y las campanas de azúcar: "¡Ella era la reina!" ríe Trisha.

También recuerdan haber ayudado a caminar el pastel de bodas, en pedazos, hasta la ceremonia. “Beth era mayor y más responsable”, se ríe Trisha. "Ella llevaría la parte superior", que no era "reparable", como los trozos del medio del pastel de capas, que a la joven Trisha se le permitió llevar.

Trisha recuerda que su madre, también costurera, solía armar sus disfraces para los espectáculos en un instante. “Yo decía 'Quiero una bonita chaqueta ajustada con flecos' y ella la hacía sin un patrón”, recuerda la cantante.

Las dos chicas también pensaron que su mamá preparó hermosos pasteles de boda de cinco capas sin un plan, pero después de que Gwendolyn falleció, encontraron revistas con bocetos metidos en ellas. She’d thought through every single cake, flourish, and bell. The third-grade teacher had handwriting that made her thank-you note recipients—she sent many—tuck them away for safekeeping. (That includes Trisha’s husband, Garth Brooks!) That’s why her lovely signature now adorns each piece.

Gwendolyn’s recipes, which she kept in a shoebox, were equally precise. “If using a GE range, it’s two hours at 200 degrees,” the notes might say, laughs Trisha. The girls both continue to make the recipes they learned from Mom and Grandma—like a strawberry shortcake that is beautiful, simple and reminiscent of “a giant biscuit!” laughs Beth.

When the sisters found Gwendolyn’s simple, elegant drawings, they were thrilled to share them with Wayne Maness, the Williams Sonoma Vice President of Product Development. The hand-drawn blueprints were the spark for the Gwendolyn tabletop collection.

“I think she’d love this collection,” says Beth. “She loved a simple, elegant dish. This line reminds me of what she owned.” Trisha adds, “I think she’d be flattered to be in Williams Sonoma—it’s the ultimate, really.”

Trisha remembers that when she married Garth 15 years ago, she asked her mother to make the cake. Gwendolyn at first declined, with an “I don’t do that any more.” Trisha promised it could be simple—something small for friends and family—and Gwendolyn agreed. Then she made a five-tier cake and, Trisha remembers, “it was fabulous. Gwen was a superhero.” Mom even gave Trisha the bride and groom that were on her wedding cake. It meant the world to her daughter.

Esta colección also means a lot to the girls, who will use it at home every day. “It’s another way to honor her,” says Trisha. “These are the kinds of pieces that can become your family tradition.”


Trisha Yearwood Remembers Her Mom in the Most Beautiful Way

Multiple Grammys. A must-watch Food Network TV show. To see Trisha Yearwood in action is to see an incredible woman in action. So it’s no surprise to learn that an equally incredible woman inspired her. We’re thrilled to announce a new tabletop collection called “Gwendolyn,” an elegant, everyday dinnerware line based on the wedding cakes Trisha’s mother, Gwendolyn, made when her girls were young.

Para mirar Trisha and her sister Beth recall their mom’s hard work—and to see the looping, whimsically refined plateware that resulted from their collaboration with Williams Sonoma—is to see two daughters missing their late Mom, who they call their “hero.” Here’s a bit more about Gwendolyn, whose signature—un-retouched, because her handwriting was flawless—marks every cup, saucer and plate in this knockout new line.

“Fearless,” remembers Trisha. If she was still here, “Mom would be the star of her own cooking show.” Gwendolyn took a break from her work as a teacher to stay home with them before the two of them attended grade school, but she kept plenty busy beyond the already-daunting work of raising two kids. She was a seamstress and a wedding cake maker, among many other things.

Beth recalls a wedding for which mom Gwendolyn had made the cake. That wasn’t enough. “I remember her making a dress to wear para that wedding!”

They learned to cook from Mom, and from their grandmother, and the sisters maintain a special cooking relationship. “We have a shorthand in the kitchen,” they laugh. “We’ve been [there] together our whole lives—we sorta know what the other one’s gonna do!”

“Our mom encouraged us to get in there, get in there and make biscuits, get your hands dirty,” elaborates Trisha. “I think that’s why we both cook now for our families, because we were both encouraged to.”

After all, they started young, when Gwendolyn launched a small business to pick up extra money by making cakes for weddings and birthdays. The little girls would marvel at her hand-made heart lattices and sugar bells—“She was the queen!” laughs Trisha.

They remember, too, helping walk the wedding cake, in pieces, to the ceremony. “Beth was older and more responsible,” laughs Trisha. “She’d carry the top,” which wasn’t “fixable,” like the middle pieces of the layer cake, which young Trisha was permitted to carry.

Trisha remembers that her mom—also a crack seamstress—used to pull together her costumes for shows in a flash. “I’d say ‘I want a nice fitted jacket with fringe,’ and she’d make it without a pattern,” the singer recalls.

The two girls thought their Mom threw together gorgeous five-layer wedding cakes without a plan, too, but after Gwendolyn passed, they found magazines with sketches tucked into them. She’d thought through every single cake, flourish, and bell. The third-grade teacher had handwriting that made her thank-you note recipients—she sent many—tuck them away for safekeeping. (That includes Trisha’s husband, Garth Brooks!) That’s why her lovely signature now adorns each piece.

Gwendolyn’s recipes, which she kept in a shoebox, were equally precise. “If using a GE range, it’s two hours at 200 degrees,” the notes might say, laughs Trisha. The girls both continue to make the recipes they learned from Mom and Grandma—like a strawberry shortcake that is beautiful, simple and reminiscent of “a giant biscuit!” laughs Beth.

When the sisters found Gwendolyn’s simple, elegant drawings, they were thrilled to share them with Wayne Maness, the Williams Sonoma Vice President of Product Development. The hand-drawn blueprints were the spark for the Gwendolyn tabletop collection.

“I think she’d love this collection,” says Beth. “She loved a simple, elegant dish. This line reminds me of what she owned.” Trisha adds, “I think she’d be flattered to be in Williams Sonoma—it’s the ultimate, really.”

Trisha remembers that when she married Garth 15 years ago, she asked her mother to make the cake. Gwendolyn at first declined, with an “I don’t do that any more.” Trisha promised it could be simple—something small for friends and family—and Gwendolyn agreed. Then she made a five-tier cake and, Trisha remembers, “it was fabulous. Gwen was a superhero.” Mom even gave Trisha the bride and groom that were on her wedding cake. It meant the world to her daughter.

Esta colección also means a lot to the girls, who will use it at home every day. “It’s another way to honor her,” says Trisha. “These are the kinds of pieces that can become your family tradition.”


Trisha Yearwood Remembers Her Mom in the Most Beautiful Way

Multiple Grammys. A must-watch Food Network TV show. To see Trisha Yearwood in action is to see an incredible woman in action. So it’s no surprise to learn that an equally incredible woman inspired her. We’re thrilled to announce a new tabletop collection called “Gwendolyn,” an elegant, everyday dinnerware line based on the wedding cakes Trisha’s mother, Gwendolyn, made when her girls were young.

Para mirar Trisha and her sister Beth recall their mom’s hard work—and to see the looping, whimsically refined plateware that resulted from their collaboration with Williams Sonoma—is to see two daughters missing their late Mom, who they call their “hero.” Here’s a bit more about Gwendolyn, whose signature—un-retouched, because her handwriting was flawless—marks every cup, saucer and plate in this knockout new line.

“Fearless,” remembers Trisha. If she was still here, “Mom would be the star of her own cooking show.” Gwendolyn took a break from her work as a teacher to stay home with them before the two of them attended grade school, but she kept plenty busy beyond the already-daunting work of raising two kids. She was a seamstress and a wedding cake maker, among many other things.

Beth recalls a wedding for which mom Gwendolyn had made the cake. That wasn’t enough. “I remember her making a dress to wear para that wedding!”

They learned to cook from Mom, and from their grandmother, and the sisters maintain a special cooking relationship. “We have a shorthand in the kitchen,” they laugh. “We’ve been [there] together our whole lives—we sorta know what the other one’s gonna do!”

“Our mom encouraged us to get in there, get in there and make biscuits, get your hands dirty,” elaborates Trisha. “I think that’s why we both cook now for our families, because we were both encouraged to.”

After all, they started young, when Gwendolyn launched a small business to pick up extra money by making cakes for weddings and birthdays. The little girls would marvel at her hand-made heart lattices and sugar bells—“She was the queen!” laughs Trisha.

They remember, too, helping walk the wedding cake, in pieces, to the ceremony. “Beth was older and more responsible,” laughs Trisha. “She’d carry the top,” which wasn’t “fixable,” like the middle pieces of the layer cake, which young Trisha was permitted to carry.

Trisha remembers that her mom—also a crack seamstress—used to pull together her costumes for shows in a flash. “I’d say ‘I want a nice fitted jacket with fringe,’ and she’d make it without a pattern,” the singer recalls.

The two girls thought their Mom threw together gorgeous five-layer wedding cakes without a plan, too, but after Gwendolyn passed, they found magazines with sketches tucked into them. She’d thought through every single cake, flourish, and bell. The third-grade teacher had handwriting that made her thank-you note recipients—she sent many—tuck them away for safekeeping. (That includes Trisha’s husband, Garth Brooks!) That’s why her lovely signature now adorns each piece.

Gwendolyn’s recipes, which she kept in a shoebox, were equally precise. “If using a GE range, it’s two hours at 200 degrees,” the notes might say, laughs Trisha. The girls both continue to make the recipes they learned from Mom and Grandma—like a strawberry shortcake that is beautiful, simple and reminiscent of “a giant biscuit!” laughs Beth.

When the sisters found Gwendolyn’s simple, elegant drawings, they were thrilled to share them with Wayne Maness, the Williams Sonoma Vice President of Product Development. The hand-drawn blueprints were the spark for the Gwendolyn tabletop collection.

“I think she’d love this collection,” says Beth. “She loved a simple, elegant dish. This line reminds me of what she owned.” Trisha adds, “I think she’d be flattered to be in Williams Sonoma—it’s the ultimate, really.”

Trisha remembers that when she married Garth 15 years ago, she asked her mother to make the cake. Gwendolyn at first declined, with an “I don’t do that any more.” Trisha promised it could be simple—something small for friends and family—and Gwendolyn agreed. Then she made a five-tier cake and, Trisha remembers, “it was fabulous. Gwen was a superhero.” Mom even gave Trisha the bride and groom that were on her wedding cake. It meant the world to her daughter.

Esta colección also means a lot to the girls, who will use it at home every day. “It’s another way to honor her,” says Trisha. “These are the kinds of pieces that can become your family tradition.”


Trisha Yearwood Remembers Her Mom in the Most Beautiful Way

Multiple Grammys. A must-watch Food Network TV show. To see Trisha Yearwood in action is to see an incredible woman in action. So it’s no surprise to learn that an equally incredible woman inspired her. We’re thrilled to announce a new tabletop collection called “Gwendolyn,” an elegant, everyday dinnerware line based on the wedding cakes Trisha’s mother, Gwendolyn, made when her girls were young.

Para mirar Trisha and her sister Beth recall their mom’s hard work—and to see the looping, whimsically refined plateware that resulted from their collaboration with Williams Sonoma—is to see two daughters missing their late Mom, who they call their “hero.” Here’s a bit more about Gwendolyn, whose signature—un-retouched, because her handwriting was flawless—marks every cup, saucer and plate in this knockout new line.

“Fearless,” remembers Trisha. If she was still here, “Mom would be the star of her own cooking show.” Gwendolyn took a break from her work as a teacher to stay home with them before the two of them attended grade school, but she kept plenty busy beyond the already-daunting work of raising two kids. She was a seamstress and a wedding cake maker, among many other things.

Beth recalls a wedding for which mom Gwendolyn had made the cake. That wasn’t enough. “I remember her making a dress to wear para that wedding!”

They learned to cook from Mom, and from their grandmother, and the sisters maintain a special cooking relationship. “We have a shorthand in the kitchen,” they laugh. “We’ve been [there] together our whole lives—we sorta know what the other one’s gonna do!”

“Our mom encouraged us to get in there, get in there and make biscuits, get your hands dirty,” elaborates Trisha. “I think that’s why we both cook now for our families, because we were both encouraged to.”

After all, they started young, when Gwendolyn launched a small business to pick up extra money by making cakes for weddings and birthdays. The little girls would marvel at her hand-made heart lattices and sugar bells—“She was the queen!” laughs Trisha.

They remember, too, helping walk the wedding cake, in pieces, to the ceremony. “Beth was older and more responsible,” laughs Trisha. “She’d carry the top,” which wasn’t “fixable,” like the middle pieces of the layer cake, which young Trisha was permitted to carry.

Trisha remembers that her mom—also a crack seamstress—used to pull together her costumes for shows in a flash. “I’d say ‘I want a nice fitted jacket with fringe,’ and she’d make it without a pattern,” the singer recalls.

The two girls thought their Mom threw together gorgeous five-layer wedding cakes without a plan, too, but after Gwendolyn passed, they found magazines with sketches tucked into them. She’d thought through every single cake, flourish, and bell. The third-grade teacher had handwriting that made her thank-you note recipients—she sent many—tuck them away for safekeeping. (That includes Trisha’s husband, Garth Brooks!) That’s why her lovely signature now adorns each piece.

Gwendolyn’s recipes, which she kept in a shoebox, were equally precise. “If using a GE range, it’s two hours at 200 degrees,” the notes might say, laughs Trisha. The girls both continue to make the recipes they learned from Mom and Grandma—like a strawberry shortcake that is beautiful, simple and reminiscent of “a giant biscuit!” laughs Beth.

When the sisters found Gwendolyn’s simple, elegant drawings, they were thrilled to share them with Wayne Maness, the Williams Sonoma Vice President of Product Development. The hand-drawn blueprints were the spark for the Gwendolyn tabletop collection.

“I think she’d love this collection,” says Beth. “She loved a simple, elegant dish. This line reminds me of what she owned.” Trisha adds, “I think she’d be flattered to be in Williams Sonoma—it’s the ultimate, really.”

Trisha remembers that when she married Garth 15 years ago, she asked her mother to make the cake. Gwendolyn at first declined, with an “I don’t do that any more.” Trisha promised it could be simple—something small for friends and family—and Gwendolyn agreed. Then she made a five-tier cake and, Trisha remembers, “it was fabulous. Gwen was a superhero.” Mom even gave Trisha the bride and groom that were on her wedding cake. It meant the world to her daughter.

Esta colección also means a lot to the girls, who will use it at home every day. “It’s another way to honor her,” says Trisha. “These are the kinds of pieces that can become your family tradition.”


Trisha Yearwood Remembers Her Mom in the Most Beautiful Way

Multiple Grammys. A must-watch Food Network TV show. To see Trisha Yearwood in action is to see an incredible woman in action. So it’s no surprise to learn that an equally incredible woman inspired her. We’re thrilled to announce a new tabletop collection called “Gwendolyn,” an elegant, everyday dinnerware line based on the wedding cakes Trisha’s mother, Gwendolyn, made when her girls were young.

Para mirar Trisha and her sister Beth recall their mom’s hard work—and to see the looping, whimsically refined plateware that resulted from their collaboration with Williams Sonoma—is to see two daughters missing their late Mom, who they call their “hero.” Here’s a bit more about Gwendolyn, whose signature—un-retouched, because her handwriting was flawless—marks every cup, saucer and plate in this knockout new line.

“Fearless,” remembers Trisha. If she was still here, “Mom would be the star of her own cooking show.” Gwendolyn took a break from her work as a teacher to stay home with them before the two of them attended grade school, but she kept plenty busy beyond the already-daunting work of raising two kids. She was a seamstress and a wedding cake maker, among many other things.

Beth recalls a wedding for which mom Gwendolyn had made the cake. That wasn’t enough. “I remember her making a dress to wear para that wedding!”

They learned to cook from Mom, and from their grandmother, and the sisters maintain a special cooking relationship. “We have a shorthand in the kitchen,” they laugh. “We’ve been [there] together our whole lives—we sorta know what the other one’s gonna do!”

“Our mom encouraged us to get in there, get in there and make biscuits, get your hands dirty,” elaborates Trisha. “I think that’s why we both cook now for our families, because we were both encouraged to.”

After all, they started young, when Gwendolyn launched a small business to pick up extra money by making cakes for weddings and birthdays. The little girls would marvel at her hand-made heart lattices and sugar bells—“She was the queen!” laughs Trisha.

They remember, too, helping walk the wedding cake, in pieces, to the ceremony. “Beth was older and more responsible,” laughs Trisha. “She’d carry the top,” which wasn’t “fixable,” like the middle pieces of the layer cake, which young Trisha was permitted to carry.

Trisha remembers that her mom—also a crack seamstress—used to pull together her costumes for shows in a flash. “I’d say ‘I want a nice fitted jacket with fringe,’ and she’d make it without a pattern,” the singer recalls.

The two girls thought their Mom threw together gorgeous five-layer wedding cakes without a plan, too, but after Gwendolyn passed, they found magazines with sketches tucked into them. She’d thought through every single cake, flourish, and bell. The third-grade teacher had handwriting that made her thank-you note recipients—she sent many—tuck them away for safekeeping. (That includes Trisha’s husband, Garth Brooks!) That’s why her lovely signature now adorns each piece.

Gwendolyn’s recipes, which she kept in a shoebox, were equally precise. “If using a GE range, it’s two hours at 200 degrees,” the notes might say, laughs Trisha. The girls both continue to make the recipes they learned from Mom and Grandma—like a strawberry shortcake that is beautiful, simple and reminiscent of “a giant biscuit!” laughs Beth.

When the sisters found Gwendolyn’s simple, elegant drawings, they were thrilled to share them with Wayne Maness, the Williams Sonoma Vice President of Product Development. The hand-drawn blueprints were the spark for the Gwendolyn tabletop collection.

“I think she’d love this collection,” says Beth. “She loved a simple, elegant dish. This line reminds me of what she owned.” Trisha adds, “I think she’d be flattered to be in Williams Sonoma—it’s the ultimate, really.”

Trisha remembers that when she married Garth 15 years ago, she asked her mother to make the cake. Gwendolyn at first declined, with an “I don’t do that any more.” Trisha promised it could be simple—something small for friends and family—and Gwendolyn agreed. Then she made a five-tier cake and, Trisha remembers, “it was fabulous. Gwen was a superhero.” Mom even gave Trisha the bride and groom that were on her wedding cake. It meant the world to her daughter.

Esta colección also means a lot to the girls, who will use it at home every day. “It’s another way to honor her,” says Trisha. “These are the kinds of pieces that can become your family tradition.”


Trisha Yearwood Remembers Her Mom in the Most Beautiful Way

Multiple Grammys. A must-watch Food Network TV show. To see Trisha Yearwood in action is to see an incredible woman in action. So it’s no surprise to learn that an equally incredible woman inspired her. We’re thrilled to announce a new tabletop collection called “Gwendolyn,” an elegant, everyday dinnerware line based on the wedding cakes Trisha’s mother, Gwendolyn, made when her girls were young.

Para mirar Trisha and her sister Beth recall their mom’s hard work—and to see the looping, whimsically refined plateware that resulted from their collaboration with Williams Sonoma—is to see two daughters missing their late Mom, who they call their “hero.” Here’s a bit more about Gwendolyn, whose signature—un-retouched, because her handwriting was flawless—marks every cup, saucer and plate in this knockout new line.

“Fearless,” remembers Trisha. If she was still here, “Mom would be the star of her own cooking show.” Gwendolyn took a break from her work as a teacher to stay home with them before the two of them attended grade school, but she kept plenty busy beyond the already-daunting work of raising two kids. She was a seamstress and a wedding cake maker, among many other things.

Beth recalls a wedding for which mom Gwendolyn had made the cake. That wasn’t enough. “I remember her making a dress to wear para that wedding!”

They learned to cook from Mom, and from their grandmother, and the sisters maintain a special cooking relationship. “We have a shorthand in the kitchen,” they laugh. “We’ve been [there] together our whole lives—we sorta know what the other one’s gonna do!”

“Our mom encouraged us to get in there, get in there and make biscuits, get your hands dirty,” elaborates Trisha. “I think that’s why we both cook now for our families, because we were both encouraged to.”

After all, they started young, when Gwendolyn launched a small business to pick up extra money by making cakes for weddings and birthdays. The little girls would marvel at her hand-made heart lattices and sugar bells—“She was the queen!” laughs Trisha.

They remember, too, helping walk the wedding cake, in pieces, to the ceremony. “Beth was older and more responsible,” laughs Trisha. “She’d carry the top,” which wasn’t “fixable,” like the middle pieces of the layer cake, which young Trisha was permitted to carry.

Trisha remembers that her mom—also a crack seamstress—used to pull together her costumes for shows in a flash. “I’d say ‘I want a nice fitted jacket with fringe,’ and she’d make it without a pattern,” the singer recalls.

The two girls thought their Mom threw together gorgeous five-layer wedding cakes without a plan, too, but after Gwendolyn passed, they found magazines with sketches tucked into them. She’d thought through every single cake, flourish, and bell. The third-grade teacher had handwriting that made her thank-you note recipients—she sent many—tuck them away for safekeeping. (That includes Trisha’s husband, Garth Brooks!) That’s why her lovely signature now adorns each piece.

Gwendolyn’s recipes, which she kept in a shoebox, were equally precise. “If using a GE range, it’s two hours at 200 degrees,” the notes might say, laughs Trisha. The girls both continue to make the recipes they learned from Mom and Grandma—like a strawberry shortcake that is beautiful, simple and reminiscent of “a giant biscuit!” laughs Beth.

When the sisters found Gwendolyn’s simple, elegant drawings, they were thrilled to share them with Wayne Maness, the Williams Sonoma Vice President of Product Development. The hand-drawn blueprints were the spark for the Gwendolyn tabletop collection.

“I think she’d love this collection,” says Beth. “She loved a simple, elegant dish. This line reminds me of what she owned.” Trisha adds, “I think she’d be flattered to be in Williams Sonoma—it’s the ultimate, really.”

Trisha remembers that when she married Garth 15 years ago, she asked her mother to make the cake. Gwendolyn at first declined, with an “I don’t do that any more.” Trisha promised it could be simple—something small for friends and family—and Gwendolyn agreed. Then she made a five-tier cake and, Trisha remembers, “it was fabulous. Gwen was a superhero.” Mom even gave Trisha the bride and groom that were on her wedding cake. It meant the world to her daughter.

Esta colección also means a lot to the girls, who will use it at home every day. “It’s another way to honor her,” says Trisha. “These are the kinds of pieces that can become your family tradition.”


Ver el vídeo: FOK 2: Using Web Spotlight to Create a Blog Site from Scratch (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Mongwau

    Está de acuerdo, es una pieza divertida

  2. Holdyn

    Sí, este mensaje inteligible



Escribe un mensaje